Al final el «ahorro de gastos» se traslada al precio de las hipotecas.
Este movimiento ha tenido consecuencias negativas. Las familias numerosas por ejemplo, ya no se pueden beneficiar de la bonificación que tenían del 95% en el impuesto AJD de las hipotecas.

Leer Noticia